Dependencia de menores

Una de las primeras medidas que se pueden tomar en una Audiencia de dependencia de menores es sacar al menor de la casa de sus padres y colocarlo en custodia de protección. Un oficial de cumplimiento de la ley puede detener a menores de edad por hasta 72 horas con el fin de protegerlos, si el oficial que interviene tiene motivos para creer que corre riesgo de ser descuidado o maltratado. Cuando se coloca a un menor en custodia de protección, el oficial o asistente social intentará notificar de inmediato a sus padres o tutores. Si los menores no corren peligro inminente de descuido o maltrato y están viviendo con un padre, pariente o amigo, es posible que lo dejen quedarse en su casa mientras el caso esté pendiente.

Si se pone a un menor en custodia de protección y se lo saca de su casa, tiene que realizarse una investigación para decidir si el menor puede volver a la casa de donde lo sacaron sin peligro para su seguridad. La primera investigación es efectuada por el asistente social de la unidad de ingresos del Departamento de Servicios Sociales.

Si el asistente social decide que los menores no corren un riesgo significativo de maltrato o descuido, se puede permitir que vuelvan con su(s) padre(s). No obstante, es posible que el/los padre(s) tenga(n) que firmar un Acuerdo de mantenimiento familiar, obligándose a cumplir con ciertas condiciones para que los menores puedan quedarse en su casa. Si el/los padre(s) cumple(n) con este acuerdo por un plazo de seis meses, no se tomará ninguna medida adicional. Si se produce otra denuncia de descuido o maltrato de los menores, o si el/los padre(s) no cumplen con el acuerdo, se puede volver a sacar a los menores de su casa presentando una petición ante la corte de menores.

Si el asistente social decide que los menores corren un riesgo de descuido o maltrato, no podrán volver a su hogar hasta que se realice la audiencia en la corte. El Departamento de Salud y Servicios Humanos tiene que presentar una petición ante la corte de menores en un plazo de 48 horas. La petición tiene que incluir una declaración explicando por qué se considera necesario para la seguridad de los menores iniciar un caso de dependencia. Cuando se presente una petición ante la corte de menores se programará una Audiencia de detención en un plazo de 72 horas.

AUDIENCIA DE DETENCIÓN:
Si se saca a los menores de su casa, la primera audiencia en la corte es una Audiencia de detención. Si no se saca a los menores de su casa, la primera audiencia se llama Audiencia de jurisdicción. En ambas audiencias se explicará a las partes cuáles son los alegatos, se nombrarán a los abogados (si fuera necesario) y se programará la próxima audiencia. Además, en la Audiencia de detención se decidirá también si los menores deberían seguir detenidos hasta que se realice la Audiencia de jurisdicción.

En la primera audiencia se nombrará a un abogado para que represente a los padres, a menos que éstos hayan contratado a un abogado privado. Cada padre tendrá su propio abogado. También recibirán una copia de la petición presentada por el Departamento de Servicios Sociales. Después se fijará una fecha para la próxima audiencia de jurisdicción.

Si no se permite que los menores vuelvan con sus padres, permanecerán detenidos en el mismo lugar que estaban antes de la audiencia.
 
AUDIENCIA DE JURISDICCIÓN:

En la Audiencia de jurisdicción, la corte determina si los alegatos de maltrato o descuido del menor son confirmados por las pruebas y son suficientes desde el punto de vista legal como para intervenir en nombre del menor.

AUDIENCIA DE DISPOSICIÓN:

La Audiencia de disposición se realiza para decidir dónde va a vivir el menor. Después de la Audiencia de jurisdicción, el asistente social se reunirá con los padres, investigará los hechos del caso y preparará un informe para la próxima audiencia de la corte, la Audiencia de disposición. El informe incluirá una evaluación del caso, un plan de reunificación y una recomendación sobre dónde debería vivir el menor. El asistente social también coordinará las visitas, si la corte las aprueba, entre los padres y sus hijos.
 
PLAN DE REUNIFICACIÓN:

El Plan de reunificación, también llamado Plan del caso, reseña lo que los padres tienen que hacer para resolver los problemas que llevaron a los hijos a la corte. Si los hijos vuelven a la casa de sus padres o son colocados con un pariente, se ordenará a los padres a cumplir con el plan. Este plan puede incluir clases de crianza, consejería, requisitos de visitación y consejería sobre drogadicción/alcoholismo. El asistente social coordinará los servicios para padres e hijos. Es importante que los padres colaboren tanto con su abogado como con el asistente social.

AUDIENCIA DE REVISIÓN:
Se realizarán audiencias de revisión cada 6 meses para examinar el estado de cada hijo dependiente. Antes de la audiencia, el asistente social supervisor preparará un informe que incluirá: (1) la recomendación sobre la continuación de los servicios y la colocación de los hijos; (2) una descripción de los servicios provistos a los padres para corregir los problemas que hicieron que el hijo pasara a ser un dependiente de la corte de menores; (3) una descripción del progreso y cooperación demostrada por los padres; (4) si el hijo vive con sus padres, una recomendación de la necesidad de continuar con la supervisión; (5) si el hijo vive fuera de su casa, una recomendación sobre si el hijo puede volver a vivir con sus padres; y (6) si el hijo no puede volver a vivir con sus padres, un plan alternativo permanente. Si el informe confirma que los problemas familiares se han resuelto, la corte puede dar por terminado el estado de dependencia en la misma audiencia. Si subsisten problemas que requieren la ayuda del Departamento, el estado de dependencia continuará. Las revisiones se seguirán realizando mientras el hijo siga siendo un dependiente de la corte.

AUDIENCIA 366.26:
Después de la segunda audiencia de revisión semianual (cada 6 meses), si no hubo progreso adecuado en la corrección de los problemas familiares, la corte puede realizar lo que se conoce como una audiencia 366.26. En dicha audiencia, la corte determinará si se deben dar por terminados los derechos de paternidad. Si se dan por terminados los derechos de paternidad, se intentará encontrar un hogar permanente para el hijo por medio de adopción, tutela de menores u hogar de crianza a largo plazo.